Sabor metálico en la boca: causas y cómo reducirlo

Sabor metálico en la boca

Sabor metálico en la boca: causas y cómo reducirlo

2560 1707 Avance Dental

Un cierto regusto o sabor metálico en la boca es algo que casi todas las personas hemos experimentado alguna vez en la vida, por ejemplo, tras mordernos la lengua o al perder un diente de leche en la niñez.

Sabor metálico de la sangre

En estos caso, es evidente que dicho sabor metálico proviene del pequeño sangrado que suele aparecer en ambos casos; no obstante, no debemos olvidar que la sangre incluye un alto porcentaje de hierro en su composición.

Si el sangrado es leve, no debemos preocuparnos, pues el sabor desaparecerá en unos pocos minutos.

Sin embargo, existen otras causas que pueden producir un sabor metálico similar, de las cuales, al menos, deberíamos investigar su procedencia para descartar dolencias graves.

Sabor metálico en la boca durante varios días

La prolongación de un sabor metálico durante varios días, además de ser una sensación incómoda hasta el nivel de provocar la pérdida de apetito y, con ello, alteraciones psicológicas y nutricionales, puede ser indicador de un problema de salud grave.

Se conoce como disgeusia a la sensación de tener un mal sabor en la boca, que puede ser salado, rancio o metálico y cuya permanencia se extiende durante varios días.

En ocasiones, este trastorno ocurre a la vez que el llamado síndrome de la boca ardiente, en el que el o la paciente experimentan una sensación dolorosa de ardor o escozor en la boca.

Causas del sabor metálico en la boca

Los posibles efectos secundarios de algunos medicamentos, las infecciones en los dientes o encías, el embarazo y algunas enfermedades, se cuentan entre las causas más probables del sabor metálico en la boca.

Veamos, con mayor detalle, en qué consiste cada una de ellas.

  • Efectos secundarios de algunos medicamentos

Aunque no todas las personas tienen por qué experimentarlos, la mayoría de medicamentos pueden producir algunos efectos secundarios, entre los que puede encontrarse el mencionado sabor metálico. 

Si crees que esta puede ser la causa en tu caso particular, te aconsejamos que consultes con tu médico de cabecera sobre un posible cambio en la medicación.

  • Infecciones y enfermedades de los dientes y encías

La gingivitis y la periodontitis son dos ejemplos de enfermedades bucodentales que pueden producir un desagradable sabor metálico.

Este se debe a que la acumulación de la placa bacteriana en dientes y encías crea pequeñas infecciones en las que la sangre queda encapsulada.

Una buena higiene bucal y realizar visitas regulares a tu dentista, son básicas para prevenirlas.

  • Embarazo

Del mismo modo que la percepción de algunos olores afecta a muchas mujeres durante el embarazo, el cambio en la percepción de los sabores también en un síntoma relativamente normal, especialmente durante el primer trimestre.

Para disminuir los síntomas de la disgeusia durante el embarazo, las mujeres pueden mascar chicle sin azúcar o, en caso de tolerar el picante, comer alimentos con picante para mitigar esas extrañas alteraciones en los sabores.

  • Infecciones por hongos

Algunas alergias e infecciones o, por ejemplo, una disminución repentina de las defensas, pueden generar hongos en el paladar y la lengua.

Los hongos afectan a las papilas gustativas, lo cual hace que percibamos los sabores de forma distorsionada.

Los antimicóticos orales, siempre pautados por un profesional, nos ayudarán a terminar con la infección.  Si la infección es leve, ingerir yogures con L-Casei también suele dar resultado.

  • Alergias

Las alergias que afectan al sistema respiratorio también pueden ser las causantes del sabor metálico en la boca, especialmente cuando existe una irritación de las fosas nasales o la garganta.

En estos casos, es mandatorio acudir a un especialista que paute una medicación apropiada y acorde a nuestro tipo de alergia.

  • Desajuste de vitaminas y minerales

El sabor metálico en la boca puede también ser un gran indicador de que algo no anda bien en nuestro organismo. 

Una analítica de sangre nunca está de más para cerciorarnos de que los niveles de minerales como el hierro y el zinc o vitaminas, son los correctos.

  • Intoxicación alimentaria

Si has sufrido una intoxicación alimentaria, especialmente por pescado a marisco, es probable que uno de los síntomas sea un desagradable sabor metálico en la boca.

Si es tu caso, debes acudir al médico lo antes posible, ya que las intoxicaciones alimentarias pueden tener efectos tan graves como una deshidratación severa.

Cómo eliminar o reducir el sabor metálico de la boca

  • Mantén una buena higiene bucal diaria y sé constante en tus visitas anuales al dentista. 
  • Puedes hacer enjuagues de agua con sal: la sal es un antiséptico natural y ayuda a eliminar microorganismos.
  • Consumir cítricos y alimentos picantes puede ser de gran ayuda para el sabor metálico. Estos dos tipos de alimentos hacen que se segregue una mayor cantidad de saliva que ayuda a “limpiar” nuestra boca.
  • ¡Bebe agua! Es muy beneficiosa para todo tu organismo y, en este caso concreto, te ayudará enormemente. Se recomienda, al menos, beber un litro y medio de agua al día.
  • Utiliza caramelos sin azúcar o regaliz.

Dejar una Respuesta

Masterfully Handcrafted for Awesomeness

WE DO MOVE

YOUR WORLD

Greatives – Design, Marketing, Sales

Working Hours : 09:00 – 19:00
Address : 44 Oxford Street, London, UK 22004
Phone : +380 22 333 555

×